domingo, 31 de octubre de 2010

Café con leche hirviendo.

Me di cuenta que algo no estaba bien cuando ya no pude servirme la cantidad justa de capuccino instantáneo en mi taza de Paris. Antes, ponía la cuchara en el borde, y siempre flotaba. Se terminó, algunas veces es demasiado débil. Otras, demasiado fuerte.

3 comentarios:

Una dijo...

Cómo Hacer Capuccino, de la misma colección que Cómo Mojar una Galleta.

Una dijo...

Mi comentario debería indicarte una superficialidad acerca de la metáfora.

Una dijo...

Tu comentario me indica que no entendiste que yo más.