viernes, 7 de septiembre de 2012


No me gustan las memorias porque las lágrimas vuelven rápido, y una vez más rompo mi silencio, rompo mi promesa del día. Es una constante batalla.
Guerra. Guerra fría entre recordar y olvidar.