lunes, 25 de agosto de 2014

de la noche a la mañana me sentí despojada de mis recuerdos de piel, 
como si la soledad hubiese consumido todo ese calor
mío
y me hubiese dejado la tormenta
nuestra.