sábado, 15 de junio de 2013

Vomitar

Y si nunca tuve la valentía de decírtelo fue por puro miedo. Porque el aire era muy poco y las ganas muy grandes. Porque por más que abriera la boca, el sonido no salía.
Pero, me muero de tristeza. 

1 comentario:

Adriana Gabriela López Guerra dijo...

Lo senti y ahora tus palabras lo describen. Perfecto