domingo, 22 de mayo de 2011

Prólogo

Estallar en la nada, polvo de estrellas. El aire se comprimió y dejó de respirar. Yo temblaba, vos transpirabas. Llovía, y las gotas se hacían escarcha. El cielo se tornó rosa, como mis cachetes. El tiempo corrió, es poco, no me alcanza. No hay colectivo directo. Tragué mariposas, vos temblabas. Los ojos llovían amor, mientras que las miradas se perdían en las nubes. Te gustaba nadar. Los cascabeles empezaron a sonar. Nos asustamos y corrimos desnudos, para allá. Lejos. Solos. Y dejaron de importarme.

1 comentario:

Tribal dijo...

Holasi, volvía acá para contratarte como diseñadora de blog, ya te dije antes que me encanta tu página en forma de diseño, y la mía APESTA. Nos mantenemos en contacto, si es que todavía estás en el negocio.

Saludos inversionistas.