sábado, 11 de diciembre de 2010

Sonreír

Preparate porque va a ser un viaje largo, de ida, solamente de ida. No hay tren directo, y tampoco colectivos si pensamos viajar el lunes. Vas a sentir que ya habías estado ahí, yo te voy a decir que no, pero va a ser mentira. Me gusta tu inocencia, que no es mucha, pero a mí me alcanza. Te habías llevado la luz, pero me la devolviste, envuelta como regalo y escoltada de centenares de explicaciones que siguen todavía en mi mente, aunque en realidad no me importen mucho, creo que el cariño que te tengo es bastante incondicional. Murmurás cosas que todavía sigo sin entender, cantás canciones que me resultan conocidas y yo sigo sintiendo que voy a perder la cabeza. Te soltás, te escapás, y me volvés a agarrar sin importarte que esté triste, resignada, enamorada. Despacio mi voz se tornó delirante al saber que tengo que sentirme dichosa. Ahí fue donde empezamos, y ahí es a donde volvemos, juntos.

No hay comentarios.: