sábado, 12 de junio de 2010

Tomorrow never comes

No entiendo cómo.
Me quebré, me siento añicos de cristal. Tan transparente, tan punzante, tan frágil.
Giré en círculos. Las dudas me empujaron. La presión logró hacerme estallar, una y otra vez.
Pesadilla que nunca acaba.

1 comentario:

ian dijo...

Volví a activar los comentarios en mi blog. Fue a pedido del público (?).
Un beso para vos y para LaPochi.