lunes, 28 de junio de 2010

Fool again

Estaba dormitando, ese momento que realmente no sabés si estás despierta o dormida, justo cuando sabes que un pellizco no basta para darte cuenta, pero tampoco lo intentás.
Es un limbo. Se siente como si viajaras en una balsa.
El sonido del reloj marcando el tiempo, las plumas suaves y finas del acolchado que en el intento de darte calor distraidamente clavan sus cabos en tu piel. El sueño profundo se apodera, te lleva, te voltea, te devuelte, te desgasta.
Sueño o realidad, ya no quiero vivirla.

1 comentario:

ian dijo...

Los sueños son mi tema predilecto.