lunes, 10 de marzo de 2014

Reducidos a metal gris y polvo frío nos volvemos inútiles ante los ojos del cielo, que lloran al vernos desnudos y perdidos.
Con el más simple recuerdo de un beso me despido, porque no me darás más nada cuando yo ya haya dado todo de mí.

No hay comentarios.: