viernes, 6 de septiembre de 2013

Parece mi papel favorito, de voluntaria o no, me convierto en la víctima. ¡Qué injusto que es el juego! Que ni por bien ni por mal me permite ganar. Aún así, con todas mis fichas en alto, me quedo desnuda. Fría. Única. Uno. (menos)

No hay comentarios.: